El Che y el ajedrez

La influencia de Ernesto Che Guevara resultó fundamental para promover y practicar el ajedrez en Cuba, donde el triunfo de la Revolución creó condiciones para el impetuoso desarrollo de jugadores y de una afición ávida del juego ciencia. Pero la cercanía del Comandante argentino-cubano a este deporte rebasó el vivo interés de un cuadro revolucionario por masificar un pasatiempo que ayuda notablemente al intelecto: para el Che el ajedrez fue una de sus pasiones, y jugarlo era una manera de desafiarse y atenuar las múltiples preocupaciones y responsabilidades que tenía. En diversas y poco conocidas coordenadas de esa relación entre el Che y el juego de las 64 casillas se adentra este libro, que seguramente disfrutarán lectores de diversas generaciones.


Autor: Lázaro Antonio Bueno Pérez

Editorial: Citmatel